sábado, 25 de septiembre de 2010

De "Las Horas de la Pasión" de Luisa Piccarreta

Observación: Con respecto al tema de los escritos de Luisa Piccarreta, la Congregación para la Doctrina de la Fe, afirmó en una carta dirigida a EWTN el 4 de octubre del 2003:

"Los escritos de Luisa Piccarreta no han sido examinados por este Dicasterio: por lo tanto, esta Congregación para la Doctrina de la Fe ni aprueba ni condena oficialmente estos escritos. Más, están siendo estudiados, por razón de competencia, por la Congregación para las Causas de los Santos después de que esta Sierva de Dios, independientemente del contenido de sus escritos, recibiera la nihil obstat de la Congregación para la Doctrina de la Fe acerca de su causa de beatificación."

La traducción de "Las Horas de la Pasión" de la cual extraje este fragmento, cuenta con la firma de Monseñor Ricardo Guizar Díaz, bajo el título de "Obispo de Atlacomulco".

He aquí el fragmento que propongo para meditar:

Los mismos Apóstoles, el ferviente Pedro, que hace poco dijo que quería dar su vida por Ti..., el discípulo predilecto que con tanto amor has hecho reposar sobre tu Corazón, ah, todos te abandonan y te dejan a merced de tus crueles enemigos...

Jesús mío, estás solo, y tus purísimos ojos miran a tu alrededor para ver si alguno de aquellos a quienes has hecho tanto bien, te sigue para testimoniarte su amor y para defenderte... Y al descubrir que ninguno, ninguno ha quedado fiel, el corazón se te oprime y rompes en amargo llanto, pues sientes aún ma´s dolor por el abandono de tus más fieles amigos que por lo que están haciéndote tus mismos enemigos. No llores, Jesús mío, o haz que yo llore contigo...

Y mi amable Jesús parece que me dice: "Ah hija mía, lloremos juntos la suerte de tantas almas consagradas a Mí y que por pequeñas pruebas o por incidentes de la vida no se ocupan de Mí y me dejan solo. Lloremos juntos por tantas otras almas tímidas y cobardes que por falta de valor y de confianza me abandonan; por tantos Sacerdotes que al no hallar su propio gusto en las cosas santas, en la administración de los Sacramentos, no se ocupan de Mí...; por otros que predican, que celebran la Santa Misa o que confiesan por amor al interés y a su propia gloria, y mientras parece que están a mi alrededor, siempre me dejan solo... Ah, hija mía. ¡Qué duro es para Mí este abandono! No sólo me lloran los ojos sino que me sangra el Corazón. Ah, te ruego que mitigues mi acerbo dolor prometiéndome que no me dejarás nunca más solo."

De la Novena Hora: "Jesús, atado, es hecho caer en el torrente Cedrón"

Recomendaciones para leer "Las Horas de la Pasión":

-Considerar que en Jesús hay 2 voluntades, aunque se vea en el libro un énfasis en la Divina Voluntad de Jesús, más que en la humana.
-Considerar que la autora fue una persona humilde, y no una gran teóloga.
-Considerar que Jesús también llevó una vida corriente, teniendo sus momentos de gloria, de dolor y de gozo, como contemplamos en el Santo Rosario. No quedarse con una ilusión, de un Jesús solamente sufriente.
-No dejarse llevar por un excesivo escrúpulo de pecado. El libro no es un manual de comportamiento, sino para entrar más profundamente en la Pasión salvadora, y en el Amor de Dios para con nosotros.
-Leer traducciones aprobadas del libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada